¿Quieres saber más sobre Medicina Nutricional y Funcional?

Comparte

Hoy hablamos con la Dra. Gina Bofill del Psicoterapia and Trauma Institute, médica con más de veinte años de experiencia en esta disciplina, cuyo objetivo es identificar las deficiencias de nutrientes y las causas primarias que favorecen las enfermedades.

 

  • ¿Qué es la medicina nutricional y funcional? ¿Cuál es su finalidad?

 

«Existe una relación muy estrecha entre la salud de la microbiota intestinal y la salud mental: cuidando la alimentación podemos influir en la conducta de las personas, en su estado anímico y contribuir al equilibrio emocional.»

 

Actualmente, es muy evidente para todos nosotros la importancia que tiene la alimentación para nuestra salud, y esto es lo que estudia en profundidad la medicina nutricional. También es verdad que dentro de la medicina funcional se tiene muy en cuenta el cuerpo como un todo, es decir, que todos los órganos y sistemas trabajan en relación unos con otros, y es por eso un estado de estrés puede afectar a la inmunidad o a la salud digestiva. Funcionamos como un todo y, por eso, es muy importante poder identificar todos los factores de nuestro día a día, de nuestra cotidianidad, que tienen una trascendencia en la salud. Esto podemos hacerlo a través de la medicina funcional, identificar todos estos factores del estilo de vida y la alimentación que favorecen la buena salud o que, en cambio, propician enfermedades.

Una buena alimentación y un buen estilo de vida acompaña a todas las personas, pero, sobre todo, la medicina nutricional es útil para acompañar las enfermedades crónicas, como las digestivas: la gente que tiene problemas de estreñimiento crónico, colon irritable o aquellos/as que tienen malas digestiones.

Existe una relación muy estrecha entre la salud de la microbiota intestinal y la salud mental: cuidando la alimentación podemos influir en la conducta de las personas, su estado anímico y contribuir al equilibrio emocional.

La medicina nutricional también ayuda muchísimo a las personas que tienen problemas metabólicos: sobrepeso, azúcar en sangre, presión arterial alta, etc. Además, nos permite acompañar a las mujeres en su fertilidad y también en la etapa de la menopausia.

 

  • ¿Cómo afecta a la alimentación a nuestro día a día?

 

“Para poder tener energía suficiente y realizar todas las actividades diarias es muy importante que la glucosa (el combustible con el que se alimenta el cerebro y los músculos), tenga unos niveles muy constantes en sangre. La alimentación tiene un impacto directo en los niveles de glucosa.”

 

Debemos pensar que el alimento es el combustible, en función de qué alimentos, cómo y en qué horarios, tendrá una repercusión en el funcionamiento tanto del cuerpo como de la mente; es decir, para poder tener energía suficiente para hacer todas las actividades diarias y, al mismo tiempo, tener una cierta tranquilidad, serenidad, armonía emocional, es muy importante que este combustible, que es lo que se conoce como glucosa (el combustible con el que se alimenta el cerebro y los músculos), tenga los niveles siempre muy constantes en sangre durante el día. Así, si quiero mantener esa armonía y vitalidad, necesito distribuir las comidas de forma adecuada durante el día, y el tipo de alimento también afectará. Es decir, no será lo mismo si me como una pasta con harina refinada y con azúcar y un café, que si me como un pan integral con tomate y aceite de oliva y una tortilla a la francesa. Tendrá un impacto muy diferente en lo que respecta a los niveles de glucosa.

 

  • ¿Qué otros factores, vinculados a nuestros hábitos, contribuyen a nuestro bienestar y armonía?

 

“El estrés crónico afecta al funcionamiento de todos los órganos y sistemas y genera un estado de inflamación crónica. Esta inflamación es uno de los factores causantes de las enfermedades crónicas actuales.”

 

Aparte de la alimentación existen otros factores que también contribuyen al bienestar y la salud o, por otra parte, que propician la enfermedad. Por ejemplo, es muy importante el nivel de estrés al que estamos sometidos/as, ya que tiene un impacto muy importante en el funcionamiento del cuerpo y de la mente. Es impresionante ver cómo el nivel de estrés puede afectar al funcionamiento de todos los órganos y sistemas, que están interrelacionados entre sí, cómo el estrés genera inflamación crónica dentro de nosotros/as. Debemos pensar que esta inflamación endémica es una de las causas de las enfermedades crónicas actuales. Por tanto, es muy relevante valorar cómo gestionamos el nivel de estrés en nuestro día a día. Otro factor destacado es el sueño, tanto la cantidad como la calidad de ese sueño y que éste sea reparador. Además, también es necesario tener en cuenta el nivel de toxicidad medioambiental, que sabemos que también tiene repercusiones en nuestra salud y en nuestro día a día; por último, y no menos valioso, nos encontramos con la salud emocional: el equilibrio emocional tiene un impacto y, por eso, es tan importante la sinergia entre la medicina nutricional y funcional y la psicoterapia que llevamos a cabo en el PTI, porque nos complementamos, podemos tratar cuerpo y mente a la vez, con resultados mucho más positivos. También hay que tener en cuenta la genética, un factor que nos viene dado en esta vida, pero hoy en día sabemos que, con los cambios de alimentación y estilo de vida, nosotros podemos modular esta genética para no hacerla determinista.

 

  • ¿Qué es el comer conscientemente?

 

“Con la medicina nutricional trabajamos que el hecho de alimentarnos sea un hecho consciente dentro de nuestro día a día por lo que la persona aprende las necesidades de su cuerpo.”

 

La medicina nutricional contempla que la persona aprenda y sea consciente de su cuerpo: de cómo cuidarlo y cómo alimentarlo. En este sentido, lo que intentamos es enseñar a tomar conciencia y prestar atención al hecho de comer. Muchas veces comemos compulsivamente, mientras miramos la televisión o mientras hacemos otras cosas. Con la medicina nutricional trabajamos que alimentarnos sea una acción consciente en nuestro día a día y que se haga con ciertas condiciones: sentados/as, tranquilos/as, en una posición del cuerpo correcta… Sobre todo, tomando conciencia, valorando lo que comemos, masticando correctamente, apreciando los gustos, los sabores, disfrutando de lo que comemos. La acción de alimentarnos y comer equilibradamente hace que esta información llegue al cerebro, que libera una serie de sustancias que nos ayudan a quedarnos satisfechos/as y saciados/as; por tanto, el hecho de comer es un hecho mucho más armonioso.

 

  • ¿Cómo saber cuál es la alimentación adecuada? ¿Una alimentación sana debe ser igual para todos?

 

«La alimentación no es la misma para todas las personas, con la medicina nutricional identificamos las necesidades individuales en función del estilo de vida, de la presencia de enfermedades, de la genética, etc.»

 

La alimentación no es la misma para todas las personas, con la medicina nutricional identificamos estas necesidades individuales en función del tipo de vida, de las enfermedades existentes, si la persona realiza actividad física o no, etc. Esto lo identificamos, por un lado, con una analítica y, por otro, en función de los síntomas y molestias que nos explica la persona, medio por el que también se puede identificar qué carencia de nutrientes tiene. Los síntomas físicos y el estado de ánimo de las personas son muy importantes.

 

  • ¿Qué les dirías a aquellas personas que se están planteando iniciar un tratamiento?

 

«Gracias a una alimentación equilibrada, a un sueño reparador y la regulación del estrés, conseguimos desinflamar el cuerpo y la mente y mejorar la salud física y psíquica de las personas.»

 

Una buena alimentación es importante y esencial para todos/as nosotros, con la medicina nutricional podemos identificar la individualidad, es decir: qué estoy necesitando en este momento de mi vida en función de lo que me está pasando (si tengo enfermedades o no, si estoy pasando por alguna etapa vital como la menopausia, etc. Por tanto, es necesario adecuar esta alimentación a las necesidades de este momento.

En caso de enfermedad o malestar, hay que tener en cuenta que la medicina nutricional puede identificar cuáles son las causas que favorecen una mala digestión o que hacen que la tripa no funcione adecuadamente. Identificando estos factores podemos modificarlos, mediante la alimentación y otros tratamientos, para que el sistema digestivo recupere su funcionalidad óptima. Además, sabemos que el sistema digestivo es el eje de nuestra vida: la salud de la microbiota y de la tripa está íntimamente ligada a la del cerebro, se habla del eje cerebro-tripa, ya que a través de la alimentación puedo regular el cerebro.

Lo importante es entender que lo que trabajamos principalmente es la inflamación crónica que está presente en todos los problemas de salud actuales. Desinflamando el cuerpo y la mente recuperamos salud, recuperamos equilibrio y, por tanto, a través de la alimentación, trabajando el sueño y regulando el nivel de estrés, conseguimos rebajar esta inflamación crónica y mejorar la salud de las personas.

Contacta per WhatsApp