Entrevista a Abu y a Issa, dos jóvenes con muchas ganas de vivir en Calella

Comparte
El programa La Ciutat, de Radio Calella Televisión, ha entrevistado a Abu y a Issa, dos jóvenes migrantes solos que actualmente están en Pisos de Inserción Laboral de EDUVIC. Los ha acompañado Marta Montoya, responsable de los centros de jóvenes migrantes no acompañados de Barcelona y Reus.

Abu e Issa tienen en común que comparten una historia de migración muy dura. En efecto, son dos chicos que, con diecisiete años, se vieron obligados a emigrar de sus respectivos países de África y, sin ningún familiar ni amigo que los acompañara, emprender un arduo viaje hasta Europa. Es un momento muy difícil cuando los padres y el hijo deciden que se deben separar para marchar, desesperados porque en su país no hay ni trabajo ni comida.
Abu nos cuenta que sus padres no estaban de acuerdo, pero no veía alternativa. Se marchó totalmente solo en busca de un futuro mejor. Es de Guinea y tuvo que pasar por Argelia y Marruecos para llegar a Tánger donde le esperaba una patera. Por el camino tuvo que atravesar el desierto. Tanto Issa como el Abu tuvieron que pagar dinero a mafias para conseguir el bote y esquivar la policía marroquí. La única propulsión de la patera eran los brazos de los ocupantes con remos. Abu llegó muy enfermo en Algeciras, Andalucía, y fue muy pobremente atendido. Issa y el Abu dicen que pasaron mucho frío durante la navegación, y admiten que muchos de sus compañeros de viaje murieron por el camino.
Los dos chicos, en sus respectivas migraciones, consiguieron ir de Andalucía a Cataluña. Cuando llegaron a Barcelona fueron destinados a Calella y desde entonces llevan dos años viviendo y integrándose en la ciudad. Se esfuerzan al máximo y mantienen las jornadas ocupadas estudiando catalán y castellano, haciendo voluntariado, ocupándose del piso y haciendo prácticas en empresas. El objetivo es que puedan conseguir un empleo y convertirse en ciudadanos autónomos.
Marta Montoya explica que muchos jóvenes llegan con conductas y predisposiciones diferentes según la experiencia vivida en el país de origen, el trayecto que han sufrido y la llegada que han tenido. La adolescencia es un proceso complicado de por sí: además de estar en una etapa vital difícil, estos jóvenes tienen que vivir solos y en un medio desconocido. Los chicos, sin embargo, no desfallecen y trabajan duro para conseguir una vida digna y un futuro mejor.
Issa y Abu coinciden en que están muy felices en Calella, donde pueden hacer una vida normal. Ahora mismo están estudiando mecánica de bicicletas, un curso que les ayudará a especializarse y encontrar empleo en sectores relacionados. Además, disfrutan mucho con las tareas de voluntariado: van cada fin de semana a cortar y limpiar árboles en el Parc Dalmau. Tal como dicen, les gusta mucho hacer este tipo de voluntariado porque permite a la gente del pueblo poder disfrutar del parque. Y, cuando tienen un hueco en la agenda, juegan al fútbol con el equipo del barrio.
Cuando terminan la entrevista y les hacen unas fotografías, Abu se pone la mano en el corazón: es un gesto que significa «no hemos venido a molestar». Gracias a su coraje y gran esfuerzo, los dos jóvenes comienzan una nueva vida en Calella, donde se sienten muy a gusto y tienen muchas ganas de vincularse.

Aquí podéis ver la entrevista entera:

Contacta per WhatsApp